Los ‘Archivos de Twitter’: la primera autofiltración de la historia la hizo un CEO

Filtraciones

«The Twitter Files», un conjunto de documentos internos compartidos por el CEO de Twitter, Elon Musk con dos periodistas externos, pretende compartir una historia objetiva de cómo operaba Twitter bajo la administración anterior. Pero en cambio se ha convertido en la primera autofiltracion de la historia donde un CEO filtró información crítica sobre su propia empresa.

Sin embargo, la reacción a los archivos de Twitter ha sido más reveladora que las propias revelaciones.

Musk proporcionó un acceso sin precedentes a los escritores y periodistas Matt Taibbi y Bari Weiss. Ambos compartieron sus materiales a través de extensos hilos de Twitter, en lugar de hacerlo en sus propios newsletters de Substack.

  • La contribución inicial de Taibbi se centró en la historia de la notebook de Hunter Biden del New York Post, incluida la decisión de Twitter de suspender la cuenta del periódico y bloquear a los usuarios para que no compartan su artículo. Un hilo posterior fue sobre discusiones de moderación en las semanas previas al 6 de enero, seguido el sábado por la noche por información relacionada de otros dos autores.
  • Weiss se centró en lo que ella denominó «listas negras secretas de Twitter», con planes también para revelar información sobre la decisión de prohibir al expresidente Trump.

Los archivos de Twitter se presentan como prueba de que Twitter tomó medidas deliberadas para limitar el acceso a la información y las voces que podrían dañar a los demócratas.

El argumento más destacado es que Twitter puso su pulgar en la balanza al eliminar ciertas cuentas prominentes de las tendencias, amplificadas o encontradas a través de la búsqueda. Incluso si la intención no fue partidista, el impacto sí lo fue.

Musk definió los «Archivos de Twitter» como un esfuerzo por demostrar que sus predecesores en la red social cometieron censura. Otros, incluidos expertos en plataformas en línea, dicen que los documentos simplemente describen a los ejecutivos de Twitter de manera imperfecta pero que luchan conscientemente para aplicar políticas complejas en casos difíciles.

  • Los archivos de Twitter también hablan sobre cosas que la empresa reveló hace años. Los defensores señalan que los términos de servicio de Twitter dicen que la compañía limita el alcance de ciertas publicaciones en casos seleccionados, y que el propio Musk aboga por una política similar.

Agregan que Weiss proporcionó anécdotas, en lugar de una investigación exhaustiva, por lo que es imposible concluir que tales limitaciones se inclinaron en una dirección. Queda por ver si Musk alguna vez publica todos los documentos al público.

Jack Dorsey sobre los archivos de Twitter de Musk: «No hay nada que ocultar»

Jack Dorsey, el fundador de Twitter y anterior CEO, reaccionó tras la publicación de los archivos y lo hizo en un ensayo. En él, el cofundador y exdirector ejecutivo de la red social dice que cree que la empresa no tiene nada que ocultar, al contrario de cómo se han presentado los archivos.

También dice que desearía que la información se hubiera «publicado al estilo de Wikileaks» y pide que Internet no persiga a los empleados de Twitter por desaires percibidos. Por supuesto, su artículo también promueve su propio protocolo de redes sociales y Bitcoin.

La respuesta de Dorsey se produce después de que Elon Musk pasó más de una semana, a principios de diciembre, promoviendo cinco lanzamientos de documentos selectivos, que muestran documentos internos, registros de Slack y correos electrónicos sobre cosas como la eliminación de Donald Trump en Twitter luego de los disturbios del 6 de enero, moderación de «listas negras, y cómo el sitio manejó las noticias sobre la computadora portátil de Hunter Biden.

Los hilos, y la promoción de Musk de ellos, han adquirido en gran medida un tono de conspiración, pintando a los antiguos líderes y empleados de Twitter como confabulados con el gobierno para silenciar a los usuarios de Twitter.

Dorsey claramente no está de acuerdo y dice en su publicación que «se cometieron errores» en Twitter, pero que cree que la compañía «no tuvo malas intenciones ni agendas ocultas, y todos actuaron de acuerdo con la mejor información que teníamos en ese momento».

Más adelante en la publicación, Dorsey cuestiona cómo se entregaron los archivos a periodistas específicos que luego publicaron extractos e informaron sobre ellos. “Todavía deseo que Twitter, y todas las empresas, se vuelvan incómodamente transparentes en todas sus acciones”, escribe Dorsey, y agrega que desea que los archivos tengan “muchos más ojos e interpretaciones para considerar”.

Si bien Dorsey habla mucho sobre cómo cree que la transparencia y la moderación deberían funcionar en su publicación, es posible que quiera un proceso más transparente porque Musk y otros han utilizado los documentos seleccionados para atacar al ex personal de Twitter.

Hace referencia indirecta a esto al decir que “los ataques actuales contra mis antiguos colegas podrían ser peligrosos y no resuelven nada”, pero la descripción de Dorsey no describe exactamente qué tan mal han estado las cosas.

CNN informó el 12 de diciembre que el exjefe de confianza y seguridad de Twitter, Yoel Roth tuvo que abandonar su casa después de que Musk insinuara que apoyaba la pedofilia en tuits ahora eliminados. Musk también acusó a otros exempleados específicos de Twitter de no hacer nada para detener el tráfico de niños en la plataforma.

No es la primera vez que Dorsey se disculpa por lo que sucedió después de que dejó Twitter: un mes antes de la filtración, dijo que era responsable de la ola inicial de despidos masivos de Musk, diciendo que eran necesarios porque hizo crecer la empresa demasiado rápido.

La batalla por Assange

La batalla por Assange

Por Santiago O´Donnell La batalla por la liberación de Julian Assange es política, cultural y judicial. Empieza con la falsa noción de que Assange robó...